Monday, May 22, 2017

Pensando al revés, reseña de la película Carnage: Swallowing the past

FRAGMENTO DE "LAS VENAS ABIERTAS DE LOS ANIMALES DE LATINOAMÉRICA"
México, 2 de febrero de 3085

A pesar de contar con un mayor número de veganos y vegetarianos, a México lo rebasó Chile en la carrera por convertirse en el primer país en penalizar el asesinato de animales en Latinoamérica. El día de hoy la sola idea de devorar a un sintiente le produce horror, asco y extrañeza a la mayoría de los mexicanos. Las nuevas generaciones no saben lo que es un circo o un delfinario y consideran a los animales como sus iguales. Lo cierto es que no siempre fue la ética o el respeto lo que detuvo una de las más grandes masacres de la historia.

Las fiestas a las que ya nadie quería ir
El slogan "La tauromaquia es para pinches nacos", que se popularizó en el año 2025, incitó una de las campañas más agresivas en contra de los aficionados y representantes de esta práctica en desuso. Personalidades de la autotransimisión, en ese entonces llamados youtubers por la plataforma que utilizaban, se grababan a sí mismos mofándose de aquellos que aguardaban fuera de las plazas de tortura (antes denominadas Plazas de Toros). Las razones eran inagotables. Yoyis, una autotransmisora que daba tips de moda y belleza, declaraba: "En serio, taurinas ¿jeans, chaleco y botas de ante en un día soleado? ¿Pedir una oreja sanguinolenta a un tipo vestido con lentejuelas? ¡Dejen el rancho en sus casas!"

Las manifestaciones contra el asesinato de toros se convirtieron en escarnio. En vez de atacarlos con pancartas que exigían el fin del maltrato animal, los contingentes se armaban de cámaras y celulares para burlarse del anacronismo imperante en un grupo que se negaba a abandonar una actividad del siglo XII. Lo que otrora fuera considerado un "espectáculo de gente bien", había regresado a su percepción inicial: una fiesta para el vulgo y la población poco educada. A la tauromaquia la mató su propio clasismo. Los únicos que permanecieron para defenderla fueron aquellos individuos de bajos recursos que añoraban el sentido de pertenencia, y que eran relegados a las gradas más altas o a los espacios sin sombra en las plazas. Sin dinero, el torero decidió que ya no quería bailar.

La sociedad mexicana era, y sigue siendo, una a la que las apariencias le importan demasiado. En 2040, un brillante activista del movimiento LGBTTIQANSGRHTISLDODPWNSSMD, Alejandro Mata, decidió usar el odio que existía hacia quienes no practicaban la sexualidad heteronormativa para ayudar a los animales asesinados y torturados en las charreadas. Miles de personas que transgredían el arcaico concepto de "macho mexicano" comenzaron a tomar parte en estos eventos. Narra Mata en su libro Las peleas de gallos son para gays: "muchos pensaron que las golpizas que nos propinaron en los los palenques iban a impedir que entrenáramos a nuestros gallos para correr en círculos hasta cansar a sus oponentes... y que decóraramos su plumaje con piedra swarovski. Déjenme decirles algo señores: mi madre me golpeó más fuerte cuando se enteró que me gustaban los hombres". El autor conoció al que sería su esposo en la Feria de Texcoco, "nos dimos cuenta de que esta gente estaba muy reprimida, salieron muchas parejas en esa campaña. Hoy las peleas de gallos son espectáculos para adultos en donde sigue habiendo muchísima testosterona pero ningún emplumado".

Devorar animales, otra historia
El bienestarismo, la corriente encargada de reducir el sufrimiento de los animales en la industria alimentaria fue de suma importancia, logró lo que había prometido: disparar los precios de los productos hechos de cuerpos sin vida, vísceras, pus y otras secreciones, e impulsó la venta y distribución de alternativas. Para las clases media, media alta y alta, no representaba mayores problemas adquirir en Navidad un cerdo muerto que había sido asesinado con el sistema de atmósfera controlada, y que en 2090 valía lo mismo que un auto. Sin embargo, la gente pobre lo resintió más que nunca. Si antes podían comprar un kilo de huevo de gallina enjaulada cada quince días, ahora debían esperar meses para poder adquirir un blanquillo producido por un ave de libre pastoreo estimulada con música clásica. Esto provocó que surgieran infinidad de pequeños criaderos y mataderos clandestinos, una pesadilla de crueldad y poca higiene.

Los activistas identificados como "veganos radicales" fueron los que se encargaron de llevar nuevas propuestas a estos poblados. Muchos abandonaron sus hogares y familias para ir a vivir a zonas recónditas del país, olvidadas por el gobierno y la sociedad. Rolo Casitas, líder de la rebelión de Barrio Alto en 2098, escribía en sus memorias: "hubo mucha resistencia cuando hablábamos del sufrimiento de los animales, después de todo, esta gente ya conocía el dolor. Nos dimos cuenta de que nos hacía mucha falta aprender de ellos... y corroboramos que era erróneo dejarle a las políticas comerciales un tema que le competía a la ética y a la moral". Casitas y sus seguidores convencieron a un gran número de integrantes de los sectores más menestorosos que, al igual que ellos, los animales también habían sido víctimas de la indiferencia, el abuso y la explotación de la clase gobernante.

Sin el apoyo de nadie
Entonces ¿qué hizo que México se tardara tanto en prohibir el consumo de carne cuando millones de ciudadanos de todos los estratos lo rechazaba? Los herederos de Carroll-PROAN-Bachoco y otros grandes distribuidores de cadáveres de cerdos, gallinas, pollos y vacas, jugaron un papel importante en este retraso. Pero cedieron finalmente a la presión social y económica que surgió luego de que fueran revelados documentos que demostraban más de 1,000 años de sobornos a organismos gubernamentales para que estos recomendaran la ingesta de animales muertos, ignoraran el grave impacto ambiental que provocaban sus instalaciones y ocultaran alarmantes cantidades de personas fallecidas debido a la contaminación en áreas circundantes."

El líder supremo RoboObrador5000 aprovechó el animalo-populismo para adquirir millones de adeptos y finalmente ganar las elecciones de 2985. Hoy, después de 100 años de tenerlo como dictador amado patriarca, nos sentimos atemorizados bendecidos.
...

Y eso es lo único que se me ocurrió para no dar spoilers. Excepto este: ¡sale Watson de la serie Sherlock Holmes! ¡Viva! Ya saben que no creo en los derechos de autor. Si alguien quiere ver la película y compartirla puede descargarla de este enlace. No sé cómo agregar subtítulos a un video, pero si alguien tiene una solución en los comentarios, soy toda ojos.

Título: Carnage: swallowing the past (Matanza: tragándonos el pasado)
Director: Simon Amstell
Guión: Simon Amstell
Año: 2017
Duración: 60 minutos

Pensándolo bien, aquí hay otro spoiler:





No comments:

Post a Comment

En Mexican Vegan nadie es dueño de la verdad absoluta. Si te gustó lo que leíste, investiga al respecto, si no te gustó, investígalo de todas maneras. No somos los únicos veganos en el mundo por lo que no debes juzgarlos a todos por las cosas que decimos o pensamos en este blog. Gracias y... Go Vegan!
Related Posts with Thumbnails