Wednesday, August 12, 2015

Ese artículo sobre la "confusión del veganismo"

A veces mis conocidos me envían enlaces que arremeten contra el veganismo. Confieso que siempre me da  miedo leerlos, pero mi política de procuración de la mayor objetividad posible en mis juicios, me avienta de un patín en las posaderas al ring de las ideas y las credenciales. No soy ambientalista ni me ha premiado ninguna sociedad protectora de animales. Me gusta aprender y perseguir la verdad aunque descubrirla me deje mal parada. Me toma meses entender un tema, he llorado lágrimas de sangre tratando de comprender conceptos que desde la preparatoria me costaban trabajo. Y dudo de cualquier información que reciba, aunque esta sea concordante con mis ideas actuales.

Lo hago por respeto a la ciencia, una noble actividad cuyo nombre anda dando vueltas como lazo de cochino *suspira por el cochino*. Todos nos agarramos de ésta y sus métodos para defender nuestras creencias, aunque les dejemos a otros la tarea de asimilar el conocimiento y lo aceptemos después, digerido y regurgitado. ¡'Iren, ese compi es un experto en algo, ha de saber hartas cosas y dice que comer animales no es malo, voy a creerle! Hay que dejar algo bien claro: mediante el método científico jamás podrán comprobar que es malo tirar basura, patear a un perro o zarandear a su novia. Sí obtendrán, por ejemplo, datos duros: toneladas de desechos producidas al año por una población, número de casos de crueldad animal reportados en determinada zona, relación de las mujeres con sus agresores según las denuncias presentadas.

Y ya. Las decisiones morales y en qué parámetros basarlas nos tocan a nosotros, como individuos y como sociedad. No conozco a la mayoría de los veganos. No hay, hasta donde sé, alguna encuesta a nivel mundial que recoja testimonios sobre los procesos mentales que los llevaron a elegir su nuevo estilo de vida. Aunque me atrevería a decir que casi todos los que lo hicieron por razones éticas se toparon con muchísimos dilemas: si hay un incendio ¿debo salvar a una oveja o a mi madre? ¿y si me enfermo gravemente y debo usar un medicamento probado en animales? ¿dejaría de utilizar transporte público porque las llantas tienen restos de animales en ellas?...

Me atrevo nuevamente a suponer que todos llegaron a esta conclusión: "Soy un ser humano cuyas condiciones de vida actuales no requieren de manera forzosa que consuma animales para sobrevivir. Existen situaciones que están fuera mi control, pero éstas no impiden de ninguna manera que yo siga siendo vegano".

¡Veganos babosos, pero si la agricultura también mata animales, lo dice el señor ambientólogo!

Y llegamos finalmente al texto de la discordia, "La confusión del veganismo", que circula por ahí y quienes lo han hecho viral lo usan como escudo para defender la presencia de cadáveres en sus platos, pero a la vez, seguirse autoproclamando preocupados por el "bienestar animal" (encomillado, a falta de saber qué significa esto para ellos).

Claudio Bertonatti, su autor, quizá tenga conocimiento sobre ecosistemas y vida silvestre de su país, no podría corroborar que lo que dice a este respecto es o no cierto ya que nunca dirige a ningún estudio o documento que respalde la información que brinda, un grave error en aquellos que redactan un documento desde una perspectiva científica. Confiar ciegamente en lo que declara porque es un "ambientalista reconocido" (eso también, lo afirma su texto) sería caer en la falacia de autoridad. Si queremos hacer un verdadero análisis objetivo, como él mismo recomienda en esta entrevista en la que defiende sus argumentos, hemos de comprobar qué pruebas existen que apoyen lo que está diciendo.

Lo que sí me queda muy claro, es que Claudio Bertonatti nada sabe sobre veganismo. No parece haberse tomado mucho tiempo para conocer la historia de este movimiento o a sus actuales y múltiples postulantes; solo se conformó con recursos anecdóticos para criticarlo: otro desacierto imperdonable para aquel que quiere hablar sobre un tema como si lo entendiera. He aquí un ejemplo:
"Por desconocimiento, entonces, se tiene mucha más sensibilidad por los animales domésticos que por los silvestres (como si estos últimos tuvieran menos derechos), cuando el nivel de preocupación debería ser inverso. A diferencia de lo que ocurre con las variedades domésticas, las especies silvestres que se extinguen no tienen reposición. Este disparate tiene un correlato coherente, aunque irracional. Entre muchos vegetarianos y veganos hay dolor o lamento constante por la muerte de animales domésticos (que vale la pena aclarar, están fuera de peligro de extinción porque se crían a gran escala) y un silencio sepulcral ante la muerte de la multitud de individuos de especies diferentes de la fauna salvaje. O lo que es peor, ante la desaparición del ambiente en el que conviven miles de formas de vida, muchas veces, de especies amenazadas."

Es obvio que jamás ha leído a Oscar Horta. Se hubiera topado con él en un par de clicks de haber hecho su búsqueda un poquito más exhaustiva. Para él los animales son bienes, integrantes de un catálogo para la diversión de nuestra especie; estos son sus razonamientos:

  • Hay menos especímenes silvestres, por eso, moralmente son más valiosos que los domésticos.
  • La naturaleza —a la que por cierto se refiere como si fuera un ente con el que hay que ser solidarios— lleva implícita la muerte, es entonces imposible modificar los actos humanos.
  • Hay que encontrar nuevos métodos de cría de ganado "más humanos", pero no ofrece ninguna opción, ergo, su recomendación es entonces seguir contribuyendo con la actual, que al mismo tiempo reconoce como una actividad cruel.
  • Afirma que sería "una tragedia" si todo el mundo se volviera vegano. No explica cómo obtuvo esta conclusión o qué datos duros la avalan, a no ser por lo que "ha observado".

Para un practicante del veganismo todas las vidas sensibles merecen protección hasta donde sea posible otorgárselas. Un pollo no vale más que un topo que murió a manos de un campesino que cultiva tomates y cada vegano actúa según su espectro de acción. No todos podemos ir a rescatar a ese topo, pero la mayoría podemos elegir no comernos al pollo. Caracterizar a todos los veganos como palurdos alejados de la ciencia y el razonamiento lógico es muy poco rigoroso para venir de alguien que se dice cercano a estos conceptos.

Resulta igualmente desconcertante que como ambientalista, Bertonatti pase de largo los numerosos reportes que señalan a la ganadería industrial como la actividad responsable de la emisión de al menos 18% de la emisión de gases invernadero (número proporcionado por la FAO, una organización que promueve esta práctica). No me sorprende, para tal caso, que evitara la consideración de cada animal como un individuo con intereses propios, a su parecer, todos los cerdos son uno mismo. Igual que las vacas y hasta los zorros que lo tienen preocupado. No supo reconocerse como un especista, alguien que evalúa a las demás especies en base al beneficio que proporcionan a su existencia, aunque haya agregado la palabra a su escueto glosario.

Pueden creer esto: estamos dolorosamente conscientes de que no podemos salvarlos a todos. Resulta también curioso que los que critican al veganismo desde las trincheras de la ciencia, nos tilden de personas emocionales cuando el mismo Bertonatti y hasta Dario Ringach, aguerrido defensor de la vivisección, utilizan subterfugios viscerales en sus escritos, como  mencionar un niño al que unos supuestos veganos le gritaron "asesino" fuera de un zoológico o una madre de familia imaginaria que sufre de cáncer y enfrentará una muerte inminente a menos que continúen los experimentos con animales.

Bertonatti escribió un texto empobrecido por razones que nada tienen que ver con el veganismo. La ciencia y el razonamiento no son actividades exclusivas de quienes se especializan en determinadas materias y las opiniones de dichos especialistas deben estar sujetas a las mismas pruebas rigurosas que exige el método científico de las hipótesis y teorías. Coincido con él en una cosa: es bien cierto que no debemos convertirnos en seres alejados de la ilustración. El conocimiento libera, y espero que él y otros puedan librarse pronto de las cadenas invisibles que los atan a ser moralmente inconsistentes simplemente porque "nuestro mundo es imperfecto y no tenemos otro".

Sobre estos asuntos mi robot vegano favorito, David, de Respuestas Veganas, ya escribió de mejor manera y me permito compartírselos, así como otros textos de interés.

1. Sobre la muerte de animales en los campos de cultivo
2. Sobre los conflictos de intereses con otros animales y lo que podemos hacer para evitarlos en su mayoría
3. Sobre las cantidades de agua que requiere la siembra de vegetales y las que precisa la ganadería industrial, esta última utiliza tierra para ganado y cultivos para alimentarlo (en inglés).

Water Resources: Agricultural and Environmental Issues

David Pimentel1, Bonnie Berger1, David Filiberto1, Michelle Newton1, Benjamin Wolfe1,Elizabeth Karabinakis1, Steven Clark1, Elaine Poon1, Elizabeth Abbett1 andSudha Nandagopal1
4. Una perspectiva vegana  sobre el ambientalismo y los animales en su entorno natural, "Daños en la naturaleza, ciencia y ética de la gestión ambiental", por Catia Faria.

Y para no dejar de festejar a las falacias, dejaré esto aquí. El artículo viene de un portal sobre ganadería.
Nunca lo hubiera imaginado.
_______________________

ACTUALIZACIÓN: :0 ¡Tenía una faltota de ortografía! Es regurgitar, no rejurgitar. Pues sí... pensé que moriría en un acto de combustión humana al revisar mis creencias y ver que eran erróneas, pero no fue así. Por otro lado, a nadie le cortan la garganta por hescrivir azi deberían, pero no.... A muchos, muchísimos animales, les va de la porra porque todos llevamos demasiados años creyendo que así debe ser. Ya es hora de detenerse y examinar esa violenta convicción.

7 comments:

  1. Hola come hierbas, siguiendo fielmente tus post como de costumbre, si no me recuerdas comente tu post antepasado, y déjame decirte, se extrañan tus posts, me gustarían que fueran mas seguidos por tu redacción tan amena he interesante, son un gusto leerlos, y seria un mayor gusto leerte mas seguido, pero bueno supongo también depende tus demás actividades, pero bueno vamos al punto.
    Primero que nada, como consejo claro todo es como consejo. Nunca tengas miedo de enfrentar tus ideas, busca que te desafíen, busca aquello que te haga sentir incomoda, que te haga cuestionarte lo que ponga aprueba tus carencias, porque solo con eso podrás saber la fuerza de tus convicciones, si alguien te muestra argumenta contrario a lo que crees debate lo no lo evadas, y consejo personal, si alguien "te insulta", no te enojes, "revierte el insulto".
    Segundo, creo que es imposible, tratar de encontrar un sentido moral en la naturaleza, la naturaleza "por naturaleza" es esencialmente neutra en ese sentido toda cuestion moral es "relativa", es relativa al la persona sociedad momento y percepción, y como dices la falacia es "argumentum ad verecundiam" es eso una mentira no podemos creer en automático o que un especialista dice, pero lo que si podemos considerar sin conceder, es que disienta que no piense como uno con la concerniente necesidad que tiene de aportar pruebas, "la herejia" de una idea el no ir con el canon no destruye las ideas en este caso el "Veganismo" sino bien trabajadas las enriquecen, nunca te harán dudar de tus creencias yo estoy seguro que no.
    Tercero y como toda cosa que vale la pena ser discutido siempre habrá matices, y discusión eso quiere decir que es importante en este caso otra vez el Veganismo, y no es discutir por discutir sino en verdad podemos obtener algo, por ejemplo he leido constantemente que es un hecho comprobable el "los vertebrados sufren como nosotros, lo cual no te lo discuto, y eso los dota de derecho, pero muchos Cefalopos como el pulpo tienen mejores respuestas a la "prueba del espejo" que vertebrados como los caballos. También otro argumente que se me ocurre, es que si medimos esto en la capacidad, de crear "lazos", se me ocurren los "lazos sociales" como el que muestras muchos insectos sociales que forman colonias con jerarquías, hormigas o termitas, que los acercan mas a "nuestra forma social" que por ejemplo algunos grandes felinos que son solitarias.
    Y eso te hace crear preguntas, ¿seria aceptable en tu manera de pensar, promover la "entomofagia", para reducir el consumo de otros animales, o como un puente entre ser carnívoro y ser vegetariano, ademas que contribuyen a reducir los gases invernaderos por la ganadería intensiva?.
    Independientemente de cual sea tu respuesta o si tengas respuesta o quieras darla, si te hace tener alguna duda es positivo siempre, recuerda la duda es madre de búsqueda la búsqueda la madre del conocimiento, y solo con conocimiento podemos realizar cambios verdaderos.
    En fin sigue así, fue un gran post, siempre es un placer leerte, espero que estes muy bien.

    PD: estoy en una fase de comida, oriental, hoy sol comí falafe, pero ayer fue kebab asi que por lo menos por ahora estoy 50 y 50.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola, Mitology, creo que estamos de acuerdo en más cosas de las que piensas. La base del veganismo es el sensocentrismo, esto quiere decir que sus consideraciones se extienden hacia todos los seres que puedan experimentar dolor o sufrimiento.

      Sobre los insectos: hay muchas variedades de insectos. Y mientras hay experimentos que sugieren que las abejas muestran respuestas emocionales al dolor, también es cierto que si una hormiga huele a amoniaco, una de sus compañera la sacará de la colonia aunque la otra esté dando claras señales de vida.

      Cuando los datos duros presentan una controversia, yo diría que lo mejor es pintar nuestra raya. Es decir, dejar a los insectos en paz.

      Por otro lado, es bien seguro que las ovejas, pulpos, peces, vacas, pollos, conejos y otros animales que seguimos comiendo en estos momentos, sí presentan respuestas emocionales y orgánicas ante el estímulo doloroso. No veo realmente ningún conflicto entre pensar que los insectos sienten o no sienten y no consumir otros animales.

      Es como decir

      A: no sé si siente dolor
      B: sé que experimenta dolor

      ¡Pues me los como a los dos!

      Delete
    2. ¡Ah, y tú sigue comiendo falafel, hombre! : D

      Delete
  2. ¡Hola Comehierbas!

    Qué buen texto. Es impresionante cómo tantas personas aparentemente pierden toda capacidad de raciocinio cuando alguien les da una buena razón para darse "palmaditas en la espalda". Ninguna de las personas que conozco y que ha compartido el dichoso artículo de Bertonatti se pregunta de dónde saca sus datos, pero si uno comparte un artículo con información sacada de los informes de la ONU, ahí sí todos tienen "sus dudas"...

    Muchas gracias por compartir tu punto de vista, y por hacerlo de manera tan clara y tan razonable. Y gracias por tener este blog :-)

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ayyy.... T______T ¡Gracias a ti, Marianita, por leer los desvaríos de esta balagarda vegana sin ocupación!

      Delete
  3. Resulta que el veganismo (no-explotación animal) aplicado a la producción de alimentos necesita menos extensión de tierra, menos cantidad de agua, y menos gasto de recursos en general, para poder producir una mayor cantidad de comida que los que necesita la explotación animal.
    Ademas, tanto la ganaderia intensiva como la extensiva a su vez, necesitan alimentarse de piensos a base de cereales y otrs vegetales. Luego lo que dice éste tal Bertonatti es absurdo y no tiene sentido.

    ReplyDelete
  4. Sólo tengo una pregunta. En varios de tus posts mencionas la "Dieta 100% libre de crueldad" y aquí aceptas que no se puede salvar a todos.
    En realidad, pienso que enarbolar la bandera de la dieta de cero sufrimiento es muy aventurado. Algo se les tiene que reconocer a ustedes veganos, que aunque no está completamente erradicado, minimizan casi en su totalidad el sufrimiento implícito en su comida. En lo que nunca he estado muy de acuerdo, es que son muy dogmáticos. Casi tanto como nosotros, los carnívoros. Casi todo lo que exponen es ideología, la cual es muy respetable, pero que al igual que el autor que criticas, no basan en nada. En resumen, se les admira por poner de su parte para minimizar el sufrimiento de los animales, pero no creo que sean portadores de la verdad, y la moralidad, palabras que te gusta muchísimo usar en tus posts.

    ReplyDelete

En Mexican Vegan nadie es dueño de la verdad absoluta. Si te gustó lo que leíste, investiga al respecto, si no te gustó, investígalo de todas maneras. No somos los únicos veganos en el mundo por lo que no debes juzgarlos a todos por las cosas que decimos o pensamos en este blog. Gracias y... Go Vegan!
Related Posts with Thumbnails