Ceviches y postre para el calor

Mis axilas están pegajosas, me suda la cola y mis botas huelen peor que nunca: la primavera ha llegado. Vierto agua fría en una tina y me sumerjo... bueno, nada más la cabeza,  pero si pego bien el cachete al fondo hasta cabe un hombro. Solo uno, es una tinitita. Recuerdo el mar y a los pececitos de colores que un día vi muy de cerca, nadando por el Caribe. Eran retebonitos, parecían pintados a mano con colores metálicos, a veces se quedaban muy quietos por un momento y de repente se desplazaban a otro lado, como si se hubieran acordado de algo que tenían que hacer, ondulando las aletas y la cola.

Ya sintiendo los azulejos del piso incrustándose en mis rodillas, contengo un poco más el aliento y me viene a la mente una memoria de infancia: yo ahogándome en una alberca y unas personas alrededor observando, sin inmutarse. Obviamente al final alguien me sacó, quizás se tomaron su tiempo porque estaba justo en la orilla, al lado de la escalera, pero se sintió refeo. ¿Han experimentado la repentina falta de aire? Les puedo decir algo, cuando está sucediendo no se piensa en el futuro ni pasa la vida de uno frente a los ojos y tampoco dices "Rayos, jamás terminé esa novela". Es algo totalmente instintivo. En situaciones que amenazan la existencia del organismo, como lo es ahogarse, todos los recursos mentales y físicos se enfocan en liberarlo de la fuente de peligro. El cuerpo manotea, patalea, trata de mantener boca y nariz fuera del agua, inclina la cabeza hacia atrás y eventualmente deja de mover las piernas; si se hunde, la ausencia de oxígeno impedirá que el cerebro mande cualquier instrucción de movimiento. Es una situación que produce gran temor y estrés.

A los peces no se les da mucho crédito. Como carecen de las regiones en la corteza cerebral que participan en la percepción del dolor en los humanos, se creía que estos seres acuáticos no podían experimentar el sufrimiento físico, pero la comunidad científica ha ofrecido pruebas que cuestionan este paradigma:
  • Los peces pueden hacer construcciones mentales que involucran relaciones de espacio y forma para evitar el peligro, es decir, pueden ser acondicionados si se les estimula con agresiones que involucran características particulares en el ambiente. En la investigación del enlace, a un conjunto de peces se les lastimó en secciones oscuras del estanque a lo que ellos reaccionaron evitando nadar por esa área.
  • Muestran capacidad de aprendizaje y el uso de la experiencia adquirida para adaptarse a su entorno. En este experimento se observó que los peces se comportaban de manera diferente cuando se encontraban con "público" de peces de distintos sexos y del mismo sexo.
  • Son capaces de comunicarse entre ellos y exhibir comportamientos influenciados por sus semejantes. En este estudio, los peces cambiaron el color de su piel y hasta los niveles de serotonina y otros químicos después de haber tenido interacción social.
Como especie nos ha dado por convertir la experiencia propia con la muerte y el dolor en algo romántico, pero no somos tan especiales, en realidad seguimos manteniendo esa estrecha relación de conducta con el resto de nuestros semejantes sensibles. Los arcos branquiales, que los teleósteos usan para respirar, se colapsan cuando se les saca del agua, por lo que sus vasos sanguíneos no pueden siquiera tomar el oxígeno del aire, su cuerpo, que no está diseñado para estar en la tierra, no puede moverse, comer ni huir de sus enemigos. 

Aún no se define con exactitud qué nivel de conciencia tienen estos animales pero la evidencia que apoya la hipótesis de una percepción del dolor muy similar a la del resto de los vertebrados es mayor y más consistente que aquella, muy parecida al pensamiento cartesiano por cierto, que dice "Nom'bre, si se mueven y retuercen es porque su sistema nervioso percibe un daño en el cuerpo pero eso no es dolor. Es otra cosa... sí..., se llama de otra manera". El cuerpo y la conciencia están estrechamente conectados, uno es el canal de información del otro. ¿Qué tan difícil es entender eso?

Bueno, ahora sí, es momento de darles las recetas que fueron el gancho para que leyeran lo de arriba. Esos son los ingredientes y cantidades sugeridas, pero recuerden que experimentado es que uno llega a resultados jocosos y sabrosos.


Aprobado por comecerdos.
Ceviche de champiñones
  • 1/2 kilo de Champiñones frescos
  • 3 o 4 cucharadas de alga nori o wakame, triturada, hagan pruebas de sabor para ver qué tanto sabor de mar le quieren agregar
  • 1/3 de taza de catsup, es opcional, por alguna razón hay gente que la odia
  • 1 naranja, el jugo
  • 3 limones, el jugo
  • 1 cucharada de vinagre blanco
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva extra virgen
  • 1/2 cebolla mediana, picada finamente
  • 4 jitomates medianos, picados en cuadros
  • 1/2 taza de perejil picado
  • 1 taza de cilantro picado
  • Sal y pimienta al gusto
Preparación:
1. Piquen los champiñones en cuadritos, agreguen el vinagre, el limón y el alga triturada. Dejen reposar durante media hora dentro del refrigerador, saquen y agreguen el resto de los vegetales, el jugo de naranja, el aceite de oliva, la sal y la pimienta. Revuelvan bien y nuevamente dejen reposar en el refrigerador por lo menos 20 minutos. Acompañen con su carbohidrato preferido : D

Me sentí como Marimar mientras comía esta tostada
Ceviche de soya
  • 500 gramos de soya texturizada ya hidratada
  • 2/3 de taza de catsup (no se preocupen, la soya la absorberá casi toda y agarrará un buen sabor)
  • 3 o 4 cucharadas de alga nori o wakame, triturada
  • 2 naranjas, el jugo
  • 6 limones, el jugo
  • 2 cucharadas de vinagre blanco
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva extra virgen
  • 4 jitomates medianos, picados en cuadros
  • 1/2 cebolla 
  • 1/2 taza de perejil picado
  • 1 taza de cilantro picado
  • Sal y pimienta al gusto
Preparación:
1. En un tazón revuelvan la soya con los jugos de naranja y limón, el aceite de oliva, el vinagre y el alga triturada. Dejen reposar durante media o una hora en el refrigerador, revuelvan ocasionalmente. Agreguen el resto de los ingredientes y mezclen bien. Chúpense los dedos de lo bueno que está.

Terminé con la bocota embarrada de chocolate y satisfacción #foodporn
Paletas de chocobanana

  • 2 plátanos, pueden estar mallugaditos, de hecho, sería un excelente uso para un plátano que ya está todo aguadito
  • 200 ml de leche de coco
  • 3/4 taza de cocoa en polvo
  • Azúcar morena al gusto
Preparación:
1. Licúen todos los ingredientes y viertan en moldes para paletas, en 4 o 6 horas tendrán listo un postre que les caerá de perlas si vienen de caminar bajo el sol de la ciudad o de sentir el sudor ajeno resbalándose por su espalda en un vagón lleno del metro.

Las algas le dan a ceviches y sopas el sabor de mar sin necesidad de estar molestando a los peces. De igual manera, estos no son criaturas insensibles que puedas comprar, dejar en un recipiente y olvidar que alguna vez existieron para luego darte cuenta por el mal olor que ya han muerto y correr al acuario por otro. Sufren. Sus vidas y sus intereses importan. No compres ni regales peces a niños pequeños ni a adultos tampoco. Ellos pertenecen al agua, ya no los necesitamos para estar saludables ni para tenerlos de adorno. Compren alguna fotografía submarina, se ve mucho mejor que una pecera.
______________

Échenle una ojeada a este documento y a esta página, el diseño es como de esas viejas páginas de Tripod, pero viene información respaldada muy interesante sobre estos incomprendidos animales.













Comentarios

  1. Respuestas
    1. :9 ¡lo estaba, papacito!

      Algún día te llevaré a tu trabajo.

      Eliminar
  2. soy Juan Pedro Gamboa de Atención a clientes de http://comefeliz.com

    El cual es un directorio de restaurantes vegetarianos y veganos en México, así como todo lo relacionado con este estilo de vida... el propósito de mi mensaje es invitarlos a visitar nuestro sitio y leer los interesantes articulos y deliciosas recetas en nuestro blog:

    http://comefeliz.com/blog

    Muchas Gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares