Tortitas de espinaca en salsa verde



Tenía diez años cuando mi mamá me confió la cocina a mí sola por primera vez. Preparé tortitas de pollo en salsa verde para toda la familia y cuando mis papás me felicitaron por lo bien que habían quedado, me contoneé como pavo real y comencé a cocinar platillos incomibles como sopa de fideo con jamón, clavo y pimienta gorda; gelatinas mal cuajadas con frutas despanzurradas en el centro o chiclosos panes quemados por fuera y crudos por dentro. Al principio me las pasabann, ya luego me dijeron "no chingues, hija, deja de desperdiciar la comida en soquetadas".

Cuando decidí hacerme vegana en verdad pensé que estaba haciendo un enorme sacrificio y que nunca volvería a comer nada tan apetitoso como una pechuga empanizada, chiles capeados rellenos de queso o un jot dog, pero sabía que no podía dar vuelta atrás... que sí lo hice un par de veces, la mera neta. Y ¿saben qué? quizás no fue tan malo -excepto para los pobres animales que jambé-, descubrí que el sabor de los cadáveres y las secreciones no estaba mal, pero sí muy sobrevalorado. Hoy puedo decirles que en todo el tiempo que fui comecerdo nunca disfruté tanta variedad de alimentos, sazones y texturas como ahora que soy vegana. En serio, no exagero; al menos un par de nuevos veganos nuevos me han platicado lo mismo.

Lo mejor de todo es que prácticamente pueden veganizar CUALQUIER platillo y eso fue lo que pasó con esas tortitas de pollo en caldillo de tomate que preparé en mi niñez. Perdón por el parloteo nostálgico, acá les va la receta:

Lo que necesitan para las tortitas
  • 1 manojo de espinaca en juliana lavada y desinfectada
  • 1 paquete de tofu firme drenado (basta con envolverlo en una toalla de papel o un par de servilletas y colocar un objeto lo suficientemente pesado para hacer presión pero no demasiada como para desbaratarlo)
  • Avena molida, necesitarán poco más de una taza
  • Cebolla finamente picada
  • Consomé vegetal en polvo*
  • Harina de tempura (se sustituye con harina común y agua mineral)
  • Cúrcuma (opcional)
Para el caldillo 
  • Tomate verde
  • Chile verde
  • Cebolla
  • Ajo
  • Nopales cocidos y escurridos (son opcionales)
Para prepararlas
  1. Hiervan agua  en una olla y retiren de la lumbre, echen las espinacas y dejen reposar cinco minutos o hasta que suavicen. Cuelen y reserven.
  2. En un recipiente desmenucen el tofu, agreguen las espinacas, la cebolla picada, el consomé, poco menos de media cucharadita de cúrcuma y posteriormente agreguen la avena molida de manera gradual, hasta que obtengan una consistencia manejable, es decir, que casi no se pegue en sus manos. Metan esta mezcla al refrigerador y vámonos a hacer la salsa.
  3. Para la salsa: Hiervan los tomates y los chiles, cuando cambien de color retiren del fuego, cuelen y licúen con un diente de ajo, cebolla y sal al gusto.
  4. Calienten poquito aceite en una sartén y viertan la salsa verde, tapen y dejen hervir hasta que ya no tenga espumita blanca. Agreguen los nopales, bajen la flama, dejen un par de minutos más y retiren del fuego.
  5. Regresando a las tortitas: Para capear las tortitas hagan una mezcla diluída de agua con harina de tempura, no debe quedar espesa pero tampoco debe verse transparente. Agreguen dos pizcas de cúrcuma para darle color amarillo.
  6. Formen las tortitas con sus manos, ahora que la masa está fría notarán que es muy fácil manipularla. Remójenlas por ambos lados en la harina de tempura. Frían inmediatamente en una sartén con aceite muy caliente.
  7. Bañen las tortitas con la salsa, pueden acompañar con arroz y unas tortillitas :9


*  Este es un ingrediente importante, yo conseguí el mío en una tienda llamada Supersoya que está sobre Rivera de San Cosme, esquina con Insurgentes, saliendo de la estación de metrobús Revoluciuón.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares