Chili

Nomás no se fijen en mi cilantro desmayado y nada fotogénico
Nunca me había animado a hacer el famoso Chili, que es un platillo norteamericano que incluye carne y frijoles, pero he andado medio pobretona y como tenía todos los ingredientes en casa pues lo  preparé. Sabe bien bueno, es rendidor y bara bara.

No les daré cantidades porque la neta no me acuerdo eso depende de su gusto y preferencias culinarias, pero les platico los ingredientes que utilicé:
  • Ajo y cebolla picados
  • Aceite de oliva
  • Carne de soya texturizada. La herví en agua con sal, cebolla, cúrcuma y chile chipotle en polvo. Pueden agregar los condimentos que ustedes deseen, claro, aunque la cúrcuma y el chile le dan un color rojizo bien chulis y un sabor perrón.
  • Chile cuaresmeño en rodajas
  • Verduras (tenía en mi refri una zanahoria, una calabaza y un brócoli que estaban a punto de convertirse en zombies, así que... no sé, agreguen las verduras zombies de su elección)
  • Jitomate picado, una cantidad generosa
  • Frijoles escurridos
  • Caldo de verduras o consomé vegetal. Yo reciclé el de una sopa que había hecho unos días antes. 
  • Dos hojas de laurel (opcionales)
¿Cómo se prepara?
  1. En una sartén con aceite de oliva salteen la cebolla y el ajo, luego de un minuto, ya que hayan soltado ese aroma sabrosón, agreguen la carne y el chile cuaresmeño. Ahí menéenle un ratito.
  2. Agreguen las verduras, revuelvan bien y añadan los frijoles. No sean muy bruscos, no los vayan a hacer papilla.
  3. Agreguen el caldo de verduras, la cantidad depende de qué tan seco o caldoso prefieran su platillo. A mí me gusta caldoso. Me hace sentir que como más :'/ 
  4. Dejen en la lumbre de 10 a 15 minutos o hasta que espese y las verduras y el jitomate estén bien cocidos. Agreguen las hojas de laurel, bajen la flama y dejen un par de minutos más."Se tiene que ver rojito, no espumoso y anaranjado" me decía a cucharazos mi jefecita cuando me enseñó a preparar caldillos de jitomate.
Y pss ya... lo preparé hace cuatro días y todavía tengo, ahora que ya se secó me hago tostadas. Ser vegano es baratísimo, pero aún más importante, es una herramienta para reducir una fracción de todo el sufrimiento que existe en el planeta.

Comentarios

Entradas populares