Mi trabajo no vegano

En la persecusión de la tranquilidad moral uno comienza a hacerse serios cuestionamientos sobre todos los aspectos de la vida: la alimentación, el vestido, el calzado, el cuidado de nuestra salud y hasta el trabajo. Respecto a este último, es muy probable que muchos de aquellos que aspiren tener una vida tan libre de crueldad como sea posible, hayan visto con cara de fuchi o vergüenza a su fuente de ingresos. A mí me pasó.

Hace dos días dejé de laborar en un lugar en el que estuve haciendo cosas que me incomodaban un poco. Y sí, en ese lapso hubo muchas veces en las que consideré seriamente renunciar sin tener una opción más vegan friendly esperándome con los brazos abiertos. Pero lo que les relato a continuación me hizo tomar las cosas con más calma:

Érase un día jocoso y relajado en el ambiente editorial cuando el que solía ser mi jefazo llegó -con la cara de alguien que se acaba de ganar la lotería- a exigirnos la inmediata edición, diseño y entrega de varias publicaciones cuyo contenido eran jugos antigripales ¿la razón? El virus AH1N1 (o gripe porcina) que andaba asustando, enfermando y hasta colgando los tennis de algunos mexicanos en el 2009. Debo mencionar que no había en la empresa algún especialista de la salud asesorándonos al respecto, dudo que los editores que participaron tuvieran idea de cómo funcionaba el virus y es más que obvio que un juguito no te iba a curar, o por sí solo, a prevenir contra esta enfermedad. Pero eso se dio a entender en las portadas de dichas ediciones que hasta donde sé, se vendieron como pan caliente.

No fuimos los únicos ni los primeros en aprovecharse del miedo de la gente y estoy segura de que esta estrategia de mercado debe ser bien conocida en todas las grandes corporaciones.

¿Qué aprendí de esto? La MAYOR parte de las personas o empresas que llevan un tiempo lucrando con cualquier cosa, jamás verán un dilema ético como obstáculo para ganar dinero, así que pedir audiencia con nuestros jefes para sugerirles que dejen de hacer algo que les resulta redituable, porque afecta a terceros, seguramente terminará con nosotros firmando nuestra liquidación. Ellos responden a la demanda del público y las decisiones de este último se basan en la información que tengan de determinado producto o tema. Un ejemplo: la gente en México pide más publicaciones gastronómicas donde les enseñen a cocinar con pollo porque piensan que es barato y saludable; lo cierto es que es más nutritivo, económico y moralmente correcto cocinar una ensalada de frijoles con arroz integral. Mientras las personas no sepan esto, aquellos que se dediquen al ramo gastronómico y editorial seguirán sacando libros y revistas de recetas con pollo.

Bien, los empresarios son unos inescrupulosos y yo sigo con un  empleo comecerdo ¿qué hago?
Simple. Búsquense otro empleo o sean sus propios jefes... Está bien, olviden lo de "simple", solo enfóquense en las características del trabajo que están buscando y comiencen a mandar su currículum a los lugares que les interesen, o bien, ahorren lo suficiente para iniciar su propio negocio. Analicen el grado de incomodidad que les produce su actual trabajo y qué tan involucrados están en situaciones moralmente dudosas. Mientras tanto, sería absurdo pedir a cualquier vegano o aspirante a vegano que abandone su empleo de inmediato, sobre todo en tiempos como estos, donde son muchos los que tienen que ver no solo por sí mismos, sino también por sus familias.

Les propongo lo siguiente: en lo que esperan la llamada que les avisará que han sido seleccionados o juntan el capital necesario para hacer una linda fondita vegana, destinen parte de su tiempo y recursos (dinero o bienes materiales) a dar a conocer el veganismo, ya sea de manera independiente o con ayuda de una organización. Eduquen a los demás, pues son ellos quienes determinarán la demanda de productos libres de crueldad, sin importar las necesidades creadas por las campañas publicitarias.

 
Epílogo: mi nuevo empleo también tiene que ver con el mundo editorial, pero esta vez el rubro es menos escabroso y me llegó una nota muy interesante sobre estudiantes del Instituto Politécnico Nacional que inventaron una gomita hecha de alga espirulina en vez de grenetina. Creo que este año empezó bien :)

Comentarios

  1. Felicidades por el cambio de trabajo. Mucho éxito en todo lo que emprendas! :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir :)
    .. poner accion en el presentee para un resultado pronto; y concentrarse en el diario dar-hacer para alcanzar un nivel mas alto de consciencia para todos. El asunto es sincero, duele el ver a un SER sufrir, pero duele aun mas ver y no hacer nada..aunque aveces sientamos una invacion de humillacion, ridiculizacion, miedo al que diran, miedo a ser juzgado, miedo a ser burlado, miedo a ser., y dule mas, aun, el saber que, duele ver a un SER sufrir, y que por la satisfaccion de otros tengamos que REPRIMIR lo que sentimos y vernos en una situacion embarazoza en la que quienes se encargan de la enseñanza y prosperidad de la humanidad nos CUENTAN cosas bellas en las que es facil ilusionarse y enamorse; y al final descubrimos que nos han estado transmitiendo que la ILUSION es lo verdadero y que lo VERDADERO es una UTOPIA en la que tal mundo justo, verdadero, sincero, amable y sensible no es REAL sino la FANTASIA misma, hoy es tiempo de cambio y para ver el cambio se necesita crearlo con una buena dosis de accion a cada momento!..
    PAZ.*

    ResponderEliminar
  3. Excelente reflexión, muy sincera y llena de verdad! Me gustaría mucho publicarla en la Red Social VEGetariANOS en http://redvegetarianos.com un lugar donde es posible compartir recetas, foros, artículos, eventos, música, fotos, blogs, además de chatear y conocer a otros vegetarianos; ya que quisiera que el artículo se difundiera.

    ResponderEliminar
  4. Dímelo a mi! Estoy estudiando LAE, pero en realidad a mi me gustaría mucho tener un consultorio de nutrición, enfocada obviamente a nutrición vegetariana...pero para eso tendría tal vez por unos años trabajar para algún hospital o consultorio de nutrición en general, y no sé qué tan cómoda estaría con eso :c
    Y bueno, está también el hecho de que quién sabe qué tan bien se aceptara el concepto, verdad? jaja

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Algún trabajo o consejo para un científico vegano químico con maestría en biotecnología? Resulta que no quiero vender mis conocimientos a la industria de alimentos chatarra ni productos agresivos contra el medio ambiente.

    ejo mi perfil de LinkedIn por si acaso :

    https://www.linkedin.com/in/adrián-castillo-06035aa2/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares