Wednesday, October 26, 2011

Vegans VS. the world o ¡veganismo para todos!

Este blog es la prueba de que nadie está exento de cometer errores y decir babosadas a diestra y siniestra nomás porque uno puede hacerlo. Entre esas metidas de pata está el haber pensado que todos los omnívoros son una runfla de malosos y además, haberlo externado de manera descortés.

El día que encuentre o pueda idear un discurso poderoso con la capacidad de hacer reflexionar a cualquiera que lo lea o  escuche, tengan por seguro que serán los primeros en saberlo; hasta entonces lo único que puedo decirles con certeza es que las siguientes cosas NO funcionan:
  1. Sermonear a la gente mientras come.  Desde decirles que están comiendo carroña hasta darles una detallada descripción de lo que pasa en los mataderos solo conseguirá enemistarlos y alejarlos de ustedes -además de arruinarles la cena-, en el peor  y más probable de los casos, pensarán que el veganismo es cosa de personas insufribles y molestas. Si quieren usar la hora del almuerzo como medio de comunicación, lo mejor es invitarlos a comer platillos veganos que sepan y luzcan bien -no como el vómito con avena que fue mi desayuno el día de hoy-.
  2. Expresar su repudio y asco por las personas omnívoras... y asegurarse de que estas se enteren. Por alguna extraña razón los comentarios más hirientes que he escuchado últimamente vienen de personas que practican el veganismo o participan en actividades animalistas. No es momento de hacerme la santa y decir que jamás he pensado "no besaré tu bocota con olor a salchicha", pero creo que no hay nada más lejos de ser vegano que discriminar a cualquiera que no comparta nuestra ideología. El ser humano es un animal, y aunque pensemos que es uno muy feo, maloliente y con tendencia a la maldad, sigue mereciendo todo nuestro respeto. Gritar en autobuses, camiones, restaurantes, la escuela o el Facebook cuánta roña nos da siquiera tocar a alguien que coma carne, no traerá más adeptos al movimiento.
  3. Estar enojados o tristes todo el tiempo porque el mundo es un basura  y externarlo públicamente. A quién no le ha agarrado una etapa depresiva o iracunda por la impotencia de no poder detener el sufrimiento animal. Es normal, este tipo de sentimientos no pueden evitarse todo el tiempo, pero es necesario entender que por sí solos no solucionan absolutamente nada y sin embargo sí afectan nuestras vidas y la manera en la que la gente percibe el veganismo. Las personas enojadas, gritonas, taciturnas o quejumbrosas, solo resultan interesantes en libros y películas, en la vida real tendemos a alejarnos de ellos y buscamos a aquellos que son felices y amigables.
  4. Escoger un blanco de nuestra propaganda y pelear con él o ella todo el tiempo. O tal vez  ellos los escogieron a ustedes. Pero ¿cuál es la finalidad de discutir eternamente con alguien a quien no parecen hacerle efecto nuestros argumentos en contra del maltrato animal?  ¿Por qué desgastarse en reñir verbalmente con un anónimo en un foro de tauromaquia o con un compañero de trabajo que obviamente no tiene planes de dejar los tacos de tripa? Es importante analizar si estamos utilizando el canal de comunicación adecuado y también reconocer cuando estamos perdiendo tiempo que bien podríamos utilizar para cosas más productivas, como platicar con alguien más abierto al tema de la protección animal o hacer y repartir folletos sobre veganismo.
Pero yo tengo derecho a estar enojado o deprimido ¡quiero escupirle a los comecarroña, a los taurinos, a los chinos y a Ozzy Osbourne! ¡Me quiero quejar!
Claro que somos libres de juntarnos con quien nos plazca, tener el humor que nos venga en gana y hasta donde la ley lo permite, expresar verbalmente nuestro repudio hacia cualquiera.  Sin embargo,  debemos considerar que la vida y seguridad de millones de animales dependen de cómo el resto de las personas reciben esta información. De entrada, el veganismo es una filosofía que propone un cambio radical en su estilo de vida y si la manera en la que lo promovemos o nos expresamos de este es hostil, jamás lograremos que trascienda. El veganismo no es un club privado ¡todo lo contrario! es un movimiento social que propone un trato justo para todos los seres vivos. No se trata de pintar una raya y dividir al mundo, ni de escoger quiénes pueden o no ser nuestros amigos. Es la oportunidad de compartir con todos los entes sintientes que habitan el planeta -humanos y no humanos- nuestro amor, compasión y respeto.

Recuerden que no se trata de nosotros sino de los animales, y debemos optar siempre por lo que es mejor para ellos. Excepto poner un arma en la cara de un comecerdo cada vez que engulla una torta de pierna. Eso no es vegano. Y el sobrenombre "comecerdo" es de cariño y suena jocoso, por eso sí puedo usarlo :D

Epílogo
Si otro vegano vuelve a preguntarme con cara de asco y tono de reprobación que  cómo puedo convivir, platicar, salir, besar o amar a personas no veganas sin vomitarme, consideraré seriamente cambiar el nombre del blog por "Mexicana vegetariana estricta que se abstiene de adquirir productos elaborados con productos animales o probados en estos y que puede convivir con todo mundo en general".

Post dedicado a mi amigo Lalo.
Gracias por aguantarme cuando era una vegana encabronada.
Gracias por haber cambiado tus hábitos.
Suerte donde quiera que estés.

6 comments:

  1. Muchas gracias por tu aporte. Hoy me has logrado sacar una sonrisa. De verdad que a veces es dificil convivir con el mundo. Pero bueno, no estoy sola, hay mas veganos que pasan por lo mismo jeje.
    Gracias

    ReplyDelete
  2. Hola!

    Primero aclaremos: yo soy un come-cerdo. Tengo una amiga vegana a la que aprecio mucho, y le doy gracias a Dios que ella me tolera y me tiene cariño.

    Ella ha logrado un avance en mí. Si bién es cierto todavía me como mis tacos, ahora procuro dos cosas: no comer de lugares donde se sabe que se practica crueldad contra los animales que cocinan, y considerar muchas recetas veganas sabrosísimas como opciones. Hace dos años yo jamás hubiera probado una torta de soya, y hoy me gustan más que las hamburguesas de la esquina.

    ReplyDelete
  3. Totalmente de acuerdo contigo. Yo pertenecía a un grupo animalista con el que realizaba actos en la calle. Lo dejé a las pocas semanas por la poca humildad que percibía hacia la gente que no es vegana. No sé si han perdido mucho conmigo pero yo sí he ganado, llegó un punto en que empezé a pensar si todos los veganos era gente tan poco respetuosa con lo que ellos mismos hacían no mucho tiempo atrás.

    ReplyDelete
  4. Estoy de acuerdo. Yo me dí cuenta que era muy irritante y trataba de convencer de ser veganos a algunos, pero me dí cuenta que eso no funciona y tan sólo se les da un mal mensaje de como somos lo veganos. Odio ver personas en foros que dicen que los veganos somos unos radicales dementes ¿Pero como no van a creer eso si muchos son así?
    Aun no puedo dejar de molestarme y decir cometarios anti carroña de vez en cuando, epro ya intento controlarme un poco :)

    ReplyDelete
  5. Me simpatiza mucho este blog, y la forma escueta de abordar estos temas. He reído más de una vez gracias a tus publicaciones :)
    Y bueno, sobre esta entrada en particular, tengo unas cuantas cosas que decir.

    En primer lugar creo que cuando dices que el veganismo "es un movimiento social que propone un trato justo para todos los seres vivos", estoy en desacuerdo, pues el veganismo se encarga de los seres sintientes únicamente, no de todos los seres vivos (no le veo problema alguno a usar plantas pues hasta donde sé, ellas no poseen intereses)

    Por su parte, tu entrada me recuerda a algo que hace un tiempo escribía Oscar Horta: http://masalladelaespecie.wordpress.com/2010/03/21/el-precio-de-la-hostilidad-en-los-debates-en-el-antiespecismo/ en el que aborda el tema de lo anti-estratégico de ser hostil en los debates en general. Si ves los comentarios de esta entrada a la que refiero, verás cómo Luis Tovar rebate el hecho que, a parte de lo estratégico o no que pueda ser irrespetar a nuestros interlocutores, lo crucial aquí es que esto resulta ser un comportamiento inmoral pues ellos tienen intereses en ser respetados, como cualquier animal. Creo que el siguiente artículo trata muy bien el tema al que trato de referirme: http://veganomancia.blogspot.com/2008/07/veganismo-principios-y-coherencia-con.html

    En general creo que el movimiento por los Derechos Animales tiene el deber de reivindicarse como una apuesta pacífica y combatir con coherencia y razocinio las creencias especistas y las irresponsabilidades que como activistas muchas veces cometemos. Siempre es bueno hacer una introspección y revisar qué está mal en nosotros para luego poder llevar un mensaje libre de apasionamientos.

    Un saludo y gracias por el espacio!

    ReplyDelete
  6. Hola Liberación Animal Bogotá. Totalmente de acuerdo contigo en el tema de los seres sintientes, pienso de la misma manera y lo expreso renglones abajo de donde utilicé "seres vivos".Por alguna razón me da roña repetir la misma palabra en un párrafo. My mistake :)

    Es difícil hablar sobre "cuán vegano" debe ser un vegano y en qué punto se convierte en uno "malo". Al final, creo que lo único que nos queda es cuestionar nuestro objetivo ¿Quiero convencerlos de que digo lo correcto o de que hagan lo correcto?

    ReplyDelete

En Mexican Vegan nadie es dueño de la verdad absoluta. Si te gustó lo que leíste, investiga al respecto, si no te gustó, investígalo de todas maneras. No somos los únicos veganos en el mundo por lo que no debes juzgarlos a todos por las cosas que decimos o pensamos en este blog. Gracias y... Go Vegan!
Related Posts with Thumbnails