Vegan VS. Vegan


Hace tanto tiempo que tenía planeada esta entrada.

Era larguísima, usaba nombres, enlaces, citas, argumentos, pros, contras y uno que otro "yo qué sé". He borrado todo y les propongo lo siguiente: imaginen que estamos en la fila de las tortillas, la de la pipa de agua, del camión de basura, la del cheque de asistencia social o la del banco. Imaginen que soy de esas personas que cuenta una anécdota que nadie le pidió y que va más o menos así:

Había un sujeto con peinado estilo MacGyver al que yo admiraba locamente -filosófica y veganísiticamente hablando-. Todo lo que decía tenía mucho sentido, tanto así que decidí "conversar" en línea con él y sus seguidores. La verdad es que me parecieron de lo más antipáticos, cerrados y groseros; aquellos que parecían proponer temas interesantes de conversación eran descartados como si de vendedores de repelentes para tigres se tratara. Como la olla hormonal que soy, entré en un estado de tristeza/enojo/deseos-de vengaza/tristeza y en vez de portarme como una persona madura, decidí buscar en la red qué opinaban otros pensadores veganos al respecto. Leí teorías y propuestas larguísimas de por qué uno estaba bien y otro mal, concordaba a veces con uno, otras con los dos o tres (ah, porque tienen triángulos, rectángulos y octaedros de odio) y en muchas ocasiones, con ninguno. Me la pasé horas en el diccionario y acosando personas más inteligentes que yo para que me explicaran qué rayos era el utilitarismo, por qué la neurociencia no podía intervenir en asuntos éticos, qué era el intuicionismo, cómo saber si era una buena vegana, qué veganos andaban por ahí diciendo babosadas y qué otros les habían respondido...

Encontré miles de rants donde comehierbas arremetían contra otros comehierbas, foros donde las personas parecían destinar una cantidad considerable de su tiempo en hablar mal de cualquiera que no pensara como ellos. Llegué incluso a pensar que todos los veganos eran personas horribles y prejuiciosas,  y que iba a despedirme del activismo y de las lecturas sobre veganismo para siempre. Así que llena de decepción comencé a hablar con mis amigos de lo nocivas que eran estas personas para el movimiento, de cómo estaban alejando a las personas en vez de atraerlas, de cuán pretenciosos y odiosos eran y de cómo yo era diferente aunque... er... estuviera haciendo exactamente lo mismo.

Depositar nuestra fe, esperanzas e incluso manera de pensar en un solo sujeto u organización, limitará el crecimiento y formación de ideas propias e inevitablemente terminaremos decepcionándonos o peor aún, convirtiéndonos en una copia fiel de una o muchas personas.

Las diferencias de opiniones hacen que un movimiento se perfeccione, nos ayuda a localizar las fallas,  a generar más y mejores argumentos para defenderlo; pero aferrarnos a como dé lugar a descalificar a otro vegano o a defender a capa y espada a otro es mentalmente desgastante y una completa pérdida de tiempo.

Fue finalmente el comentario de un lector en uno de esos posts furiosos lo que me abrió los ojos (y no era un experto renombrado en veganismo):

"¿Quieres saber cómo realmente dar aire a las disputas pretenciosas y prejuiciosas de autores y académicos veganos?

Ya no lean sus cosas.

Tomen 1/4 del tiempo que pasamos hablando y escribiendo sobre ellos y salgan a la calle a distribuir literatura vegana educativa. Hagan algo mucho más divertido con el resto del tiempo.

Vean el número de veganos aumentar mientras bajan sus niveles de irritabilidad."

De ninguna manera significa que la teoría no sea importante, al contrario, mientras más leamos y nos informemos tendremos una opinión más firme, estaremos preparados para responder miles de preguntas, pero por favor, no nos azotemos tratando de dilucidar qué vegano es mejor que otro y por qué somos superiores a los demás. Sobre todo, no juzguemos a todos los veganos por uno solo ni caigamos en el error de descalificar un movimiento solo porque una persona se portó (o creemos que así lo hizo) como un pelmazo.

Recuerden, no se trata de nosotros, esto lo hacemos por los animales.

Nota: Sigo leyendo al tipo con peinado de MacGyver, y a otros con los que no siempre concuerdo. Siguen siendo personas con ideas valiosísimas que vale la pena leer y divulgar, pero hasta ahí. No pienso unirme a la oleada de trolls y paleros que despepitan tratados completos de por qué tal persona debiera ser el nuevo mesías, o bien, quemado en leña verde.

Comentarios

  1. Tocaste un buen tema, de los que nadie suele hablar, ojala todos los veganos se pusieran a pensar sobre esto, muchas veces se preocupan mas por traer una pancarta o estar afiliado a alguna organizacion animalista siempre buscando ser protagonista de cualquier de estas 2 cosas, creo que lo que les importa algunos y en verdad olvidan la escencia de lo que es luchar por un mundo mejor para el hombre y los animales, no quiero atacar a nadie pero si invitar a la reflexion sobre si en verdad se esta luchando por lo que cree o es mera palabreria y si en verdad es un vegano!!!! piensaloo, analizalo, reflexionalo, jusgame, mentame la madre!!!!

    AMO TU BLOG!!!

    saludos desde es intespacio!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Gracias anónimo!!

    Creo que lo malo de esta situación es cuando organizaciones, pensadores o académicos veganos pasan demasiado tiempo hablando sobre por qué otras organizaciones, pensadores o académicos veganos son de lo peor.

    ResponderEliminar
  3. Yo también pensaba que todos los veganos eran mala vibra hasta que conocí mi blog favorito, el tuyo!

    ResponderEliminar
  4. :'D

    ¡Oh, haces que se me enrede el chal!

    ResponderEliminar
  5. si es muy triste que entre veganos nos ataquemos.
    A mi me enfurecia ir a restaurantes vegetarianos y ver que tenian queso y huevos. Yo pensaba "¡¡como es posible que conociendo el sufrimiento de las pobres vacas y gallinas te comas esos!!"
    pero era desviarce de la razón principal

    Me gusto mucho tu articulo de esos pequeños permisos y se me quedo tan grabado que como no te puedo seguir (creo que no es correcto acosar a las personas xD) como siempre se me olvida el nombre del blog tecleo en google esos pequeños permisos y sale tu blog

    ResponderEliminar
  6. Mujer, reconozco que no había hecho mi tarea y me faltaban como mil posteos tuyos por leer (asi es mas chido porque puedo perder mas tiempo de jalón). En lo personal los pleitos veganos me divierten muchísimo y no es del todo una diversión maleovola, lo mejor que puede pasar cuando dos personas discuten es que una tenga razón y la otra eventualmente lo reconozca y lo peor es que ninguna tenga razón y las dos partes eventualmente lo reonozcan. Sin embargo si todos usaramos esa energía que usamos pa pelear para hacer cualquier cosa positiva ya viviriamos en un mundo vegano (tampoco pues pero se vale soñar)

    ResponderEliminar
  7. Hola, buen post,

    oye puedes comentar quien es
    el maguiver o al menos dar una
    pista?, me interesa para saber
    que tipo de temas u opiniones
    tienen al respecto, por que no
    suelo "clavarme" con lo "vegan"
    apesar de que no consumo animales.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Anónimo!

    Mira, el enfoque que a mí me parece el más eficiente es el veganismo abolicionista. Indaga más sobre el tema y seguro encontrarás rápidamente a la persona sobre la que hablo.

    Tiene ideas interesantísimas que valen la pena analizar y consultar, te darás cuenta de quién es :)

    ResponderEliminar
  9. Gracias x tu respuesta,

    ResponderEliminar
  10. Pa qué discutir si se pueden romper la madre?

    Pregunta que retumba en los rincones del mundo.

    Mejor seguir por el camino que nos haga sentir felices y/o satisfechos.

    Yo por eso sigo diciendo que soy vegetariano, es re-divertido cuando los come-puerco salen con: "¿Pero entonces sí comes atún, no?"
    Te juro que es una vez cada 15 días...
    Y ya los humillas explicando porque los atunes no se dan en mata, Batracia y se van rascándose la mollera, francamente sorprendidos y a veces apenados.

    Love ya, Grain-Eater!

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante escrito, ¡concuerdo contigo! Yo llegué a perder los estribos y hasta a tener muy bajos los ánimos con respecto a esto de las corrientes veganas y de las organizaciones. Pero bueno, nada mas que buena vibra y siempre tender la mano a los nuevos. Has ganado una nueva lectora, saludos desde Saltillo ;D

    ResponderEliminar
  12. Es cierto, creo que debemos sentirnos felices con cada logro, tanto nuestro como el de los otros, no esperar que todos sean perfectos, yo antes era vegetariano querían hacerme vegano a la fuerza así lo sentía, no creo qeu eso resultara, resulto cuando alguien me lo comento de forma diferente, amigos se hacen vegetarianos claro veganismo es mas completo, pero me siento sumamente feliz de que las personas cambien, todos cambiamos nuestro ritmo, solo creo que podemos informar, y apoyar, ayudar, no exigir.

    ResponderEliminar
  13. No hay nada más cainita que un animalista atacando a otro. No entiendo que se gaste tanto esfuerzo machacando a Peter Singer o PETA cuando el verdadero enemigo son las industrias cárnicas, los toreros o los cazadores. Por cierto, que una vez conocí a un vegano que le gustaban las corridas de toros!!! Increíble.

    ResponderEliminar
  14. Jajaja, qué gracia me ha hecho leer esto. Si hasta camisetas han salido de las guerras de ego: http://gloomyvegan.files.wordpress.com/2009/08/fran-tshirt.jpg?w=455

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares