Tuesday, October 5, 2010

Esos pequeños permisos


Una vez alguien me dijo que cuando te prometías algo a ti mismo y no lo cumplías, tu mente dejaba de tomarte en serio. Yo pongo mi alarma diariamente a las 6 am, hora en la que suena y yo la apago para levantarme noventa minutos después con los ojos desorbitados pensando "¡Chin, ya llegué tarde otra vez!". Pero bueno, ser cínica con mis horarios no mata a nadie (sólo a mi estado de cuenta por los descuentos salariales).

Una vez que hemos dado el paso de proclamarnos veganos ante los demás, comienza el tramo más difícil: convencernos a nosotros mismos. Vencer la costumbre no es tan difícil como vencer al placer y ciertamente me costó menos trabajo decirle NO a mis papás cuando me ofrecían una pechuga empanizada que decirle NO a la pechuga cuando me encontraba a solas con ella. Mentiría si digo que la carne y los lácteos saben mal, pero mentiríamos todos si pensamos que sólo por eso está bien comerlos.

Probablemente muchos empezamos haciendo trampas, en alguna ocasión comí una ensalada con pollo enfrente de muchas personas y les dije "oh no, yo no como carne, un poco de pollo pero sólo cuando salgo a comer fuera (era de esas insensatas que pensaba que las aves no eran carne)"... y luego nos preguntamos por qué algunos piensan que los vegetarianos sí comen atún y jamón de pavo. Aunque no se trata de lo que piensen los demás, sino de lo que pensamos nosotros mismos, y sabemos que por más veganos que nos declaremos ante otros eventualmente regresaremos a comer carne si seguimos dándonos esas escapadas nocturnas el refrigerador. Cada quien tiene sus propios ejercicios de autocontrol, yo lo logré pensando en cómo había sido la vida de mi salchicha antes de tener esa forma tan graciosa y no tan sanguinolenta; comencé a tomarme en serio para que los demás lo hicieran también.

¿Y si no hay manera?
Decirle no a un caldo de verduras con consomé de pollo o rehusarse a retirar la carne de un guisado para comer sólo los vegetales tiene que ver más con exponer nuestros ideales que con estar o no consumiendo algo hecho de animales; es decir, si creemos firmemente que su consumo es asesinato, no debemos sentirnos comprometidos por cuestiones de cortesía y compromiso familiar a formar parte de lo que consideramos un crimen. Por lo regular siempre hay una opción, si la comida es familiar podemos llevar nuestra propia comida (sirve que le presumen a sus tíos y tías qué bien cocinan) o si son envidiosos y malos cocineros (como yo), coman antes.

Es necesario saber de antemano que comer fuera representa un gran problema si eres vegano, sobre todo si tus límites son muy estrictos. Si creen que la demanda determina la oferta, su resistencia vegana restaurantera puede limitarse a ser muy específicos con la preparación de sus platillos: ni carne ni lácteos; no se dobleguen por pena ni se sientan quisquillosos, recuerden que están pagando por un servicio y tienen todo el derecho de exigir que les entreguen su comida como la están pidiendo. Pueden hacerlo sin ser groseros, ser claros y directos les ahorrará la penosa situación de quedarse sin comer.

Existen sin embargo aquellos que se sienten incómodos con el hecho de que su comida se haya elaborado en las mismas ollas y sartenes donde se coció una langosta o una chuleta de cerdo, incluso con el hecho de estar comiendo al lado de gente que pidió animal muerto rostizado; en este caso mi recomendación es quedarse en casa y preparar comida para todos sus amigos o pedirles que visiten un restaurante vegano.

Cuando de verdad no hay manera
Habrán ocasiones sin embargo en las que nuestro criterio e ideales se agarrarán del chongo, quizás tragedias sobre las que no tengamos control alguno como un terremoto u otro desastre natural. No dudo que en estos terribles casos haya habido veganos que se vieron en la necesidad de tomar leche o comer de una lata con atún que les dieron en un refugio para damnificados y no dudo tampoco que hayan hecho todo lo posible por conseguir comida acorde a sus ideales. Habría que hacernos muchas preguntas ¿hasta dónde estaría dispuest@ a llegar o aguantar? ¿probaré algo al enfermarme por dejar de comer? ¿en esta situación significaría algo? ¿me convertirá en una mala persona? ¿me sentiré cómodo conmigo mism@ después de hacerlo? Sólamente la persona que se encuentre en dicha situación podrá responderse y hacer una elección... aunque contaminándola un poco con mi opinión, como veganos valemos más vivos que muertos.

Productos "accidentalmente veganos" y aquellos que tal vez contengan trazas de leche o huevo
Como ya lo mencioné antes, existen veganos que prefieren mantenerse tan alejados como sea posible de los productos que pudieran contener ingredientes de origen animal, o yendo un poco más lejos, incluso de aquellas empresas que los fabrican. Es respetable el tratar de vivir libres de crueldad alterando nuestros hábitos y costumbres al máximo, haciendo grandes sacrificios que van desde evitar a toda costa cualquier alimento procesado hasta comenzar a sembrar nuestros propios vegetales... aunque pareciera que esta determinación no encaja en los ritmos de vida de todos.

Seguramente nos hemos encontrado en el terrible dilema de adquirir o no un producto al leer en la etiqueta: "Este producto es elaborado en equipo que procesa productos  que contienen leche, huevo, nuez y soya". Esta advertencia es una declaración legal de la empresa que manufactura dicha mercancía y tiene más que ver con el hecho de que algunas personas son alérgicas a estos productos. El procedimiento normal de todas las plantas procesadoras de comida es asear la maquinaria y evitar la contaminación del producto que se vaya a preparar; como no es seguro que quede 100% libre de la preparación anterior ellos quieren quedar cubiertos al mencionarlo.

Tomemos otro ejemplo: las famosas galletas Oreo, declaradas por PeTA como "accidentalmente veganas". No contienen en efecto ningún ingrediente de origen animal, sin embargo utilizan azúcar refinada que podría o no (dependiendo de su proveedor) haber sido blanqueada en huesos de animales y aunque es obvio,  hay que mencionar que Nabisco no las hizo pensando en no dañar a ningún animal.

Hay dos situaciones a considerar:
  1.  Es un hecho que por lo menos en los próximos años nos será muy difícil no tener contacto con objetos o comida que no estén relacionados de alguna manera con la explotación animal o humana. Existen compañías como Silk que producen alimentos veganos como la leche de soya y tofu, sin embargo son propiedad de otras que se dedican a la industria láctea.
  2. Las empresas no son propiedad de un grupo de ejecutivos malvados que tengan en mente asesinar animales (bueno, a excepción de Procter & Gamble),  son propiedad de un grupo de personas que sólo piensan una cosa: ganar dinero. Es viable que al reducirse la demanda de productos que sí contienen leche o huevo, aumente la oferta de aquellos que no los contienen. No podemos veganizar una industria por completo, pero sí podemos veganizar la demanda.
¿Significa esto que puedo atascarme de galletas y alimentos procesados si no contienen productos animales en esencia?  Respondamos con otra pregunta: ¿es realmente necesario que los consumas? Si ya diste el paso de no consumir carne, leche o huevos aunque estés rodeado de ellos, puedes hacer otro ejercicio de disciplina y evitar estos productos que ciertamente no son buenos para la salud. Por otro lado si te encuentras en una situación en la que debes comer y eso es lo único que está a la mano (aquellos que hayan salido sin desayunar lo entenderán), no creo que seas candidato al infierno vegano.

21 comments:

  1. Definitivamente esa etapa, la de los permisos, la de las escapadas es la más difícil, pero como bien dices, no se trata de que la gente nos tome en serio, sino que nosotros mismos seamos los que nos tomamos en serio, aunque a veces resulta muy difícil mantenerse vegano en un país como el nuestro... en mi caso resulta muy difícil ya que viajo tres días de la semana y es desesperante visitar lugares donde la gente hace de la carne el ingrediente indispensable de sus alimentos. y que incluso se ofenden si pides algo sin carne, (en alguna ocasión un restaurante se nego a prepararme un platillo sin la carne) y el problema se hace más grande si necesito factura para comprobar gastos... obvio uno se hace de mañas para poder subsistir en condiciones adversas :P
    Por cierto, me da risa eso que mencionas, que la gente piensa que un vegano si come pescado o aves... como si eso no fuera carne, creo que esa es la pregunta que todo mudo me ha hecho cuando les digo que no como carne "¿pero si comes pollo, no?" o "¿Pues en el menú tenemos pescado, señor, para los que no comen carne?"
    Supongo que haciendo recomendaciones en los restaurantes que me topo tal vez poco a poco se abran opciones vegetarianas... el caso es hacerles saber que existimos gente que le ha dicho no a la carne...

    ReplyDelete
  2. :o ¿De verdad se negaron? ¡Uy, debiste golpearlos con un guante y exigir una satisfacción! O tal vez sólo saliste del lugar mascullando, ambas son buenas.

    Algo que he aprendido es a embarrarme el orgullo vegano y dejar de fingir intolerancia a la lactosa, así de sencillo "Soy vegana señora, no como nada derivado de productos animales... no, ni siquiera atún".

    La verdad yo he hecho mis naqueces de llevar mis "tuppers" a reuniones sociales y ya no me da pena, después de todo, no somos los que están comiendo animal muerto

    ReplyDelete
  3. "Vencer la costumbre no es tan difícil como vencer al placer y ciertamente me costó menos trabajo decirle NO a mis papás cuando me ofrecían una pechuga empanizada que decirle NO a la pechuga cuando me encontraba a solas con ella."

    A mi me pasa aún con alimentos que tienen leche y huevo u.u
    Cuando estoy en una reunión es fácil decir "no, soy vegana y traigo mi propia comida" Pero en la práctica los sigo comiendo aa veces u.u

    Y si, es un dilema comprar cosas.
    Cuando decidí tratar de dar el paso al veganismo... y leí por ahí que Ades experimenta con animales, pero su leche de soya es rica y la más barata que he encontrado fue como "aaah, qué hago?... no sé vivir si no desayuno cereal con leche" D:

    Así que decidí justamente, no ser tan orgullosa obsesiva.
    Dar pasos poco a poco, sin sentirme como una criminal :]

    ReplyDelete
  4. Ahhh a mi me faltan muchiiisimos pasos, pero no veo hacia atrás y recurro al ya mencionado "pensar como llegó esta salchicha a tener esa forma tan graciosa" pues... ahora, necesito aprender a cocinar!! te invito a mi suciahumildetriste casa a... mostrar que tan mala cocinaera eres! veras que saldrás con una sonrisa...por no ser la única jo!

    ReplyDelete
  5. Uy Kaede, la situación de los huevos y los lácteos es bien difícil. Me vería muy hipócrita diciéndote que lo mejor es hacer el cambio de omnívoro a vegano porque yo misma pasé por el ovolactovegetarianismo.

    Como dije, cada quien sabe cómo autocontrolarse y no sé qué tan bien esté torturarse emocionalmente, pero a mí me ayudó mucho buscar información y obligarme a ver imágenes de la vida de las vacas, gallinas y becerros propiedades de estas industrias. Muchos de nosotros somos muy sensibles a ese tipo de información y preferimos no ver... por otro lado la frase "no me enseñes porque siento feo" se la hemos escuchado a muchos omnívoros.

    La leche Symken de Soyamigo tiene buen sabor y buen precio, además de estar fortificada con B12 Por $180 pesos puedes preparar 12 litros y si eres tacaña y cuentachiles ¡puedes sacar hasta 14! La puedes encontrar en establecimientos naturistas o en Nutrisa, que es la más conocida.

    ReplyDelete
  6. "después de todo, no somos los que están comiendo animal muerto"

    Me encantó eso... :P

    ReplyDelete
  7. Este comentario ha sido uno de mis favoritos...ciertamente yo siempre estoy bajo ese dilema, y francamente bajo el estres y la culpa!! frecuentemente logro completar casi un mes de alimentación vegana y de repente, sin dudarlo cuando me ofrecen unas enchiladas (con queso y crema) las acepto!!!! me las como y vuelvo a entrar en el círculo de culpa...
    Es una cuestión de disciplina supongo. Sigo intentandolo, se que pronto lo lograré...

    ReplyDelete
  8. muy bueno este post.. y muy realista.. es ese lado que casi nadie afronta en publico... me sentí identificada con la parte de no negar que la carne es rica pero no tengo derecho a matar solo porq mi comida sabe bien.. cuando puedo comer casi igual de rico xD y saber que nadie sufrió por eso.

    me causo gracia la parte que dices que hay veganos/vegetarianos que no se acerca si quiera a un plato donde hubo carne.. yo en la calle soy mas relajada q en mi casa... he tenido peleas mortales con mi mama, porque uso MI CUCHILLO para cortar su cadáver...

    con relación a la catastrofe natural.. conozco un caso de una familia vegetariana que paso en el año 1999 por una catástrofe y ni asi comieron carne.. vivieron de manzanas y otros frutos por mas de 2 o 3 semanas..

    te falta también el caso de las gelatina.. que si bien no toda es de animal.. los productos no dicen de donde salio.. así que podría ser vegetal o animal.. yo siempre le huyo a al gelatina incluso las pastillas blandas evito consumirlas...

    ReplyDelete
  9. Tienes mucha razon Mariel, olvidé el caso de la gelatina. En efecto algunos productos no definen con claridad de dónde obtienen su materia prima. Por ejemplo, algunos contienen caseína pero pocos se imaginan que es un derivado de la leche. Por eso la investigación y la información son nuestras principales herramientas. En lo que se refiere a medicamentos con cubierta hecha de grenetina habría que ser muy cuidadosos y analizar la necesidad de consumirlos.

    Debido a que como individuos no tenemos poder directo sobre organizaciones como la FDA que exigen pruebas en animales para el uso determinados medicamentos, no podríamos tampoco poner en riesgo nuestra vida o exigirles a otros veganos que lo hagan por algo imposible de cambiar en el momento.

    ReplyDelete
  10. ¡Milagro! Encontré este blog, y ahora no puedo parar de leerlo. Está muy bien redactado todo. Gracias por toda esta información. Estoy impresionado de leer esto sin sentirme atacado con puntos de vista un tanto dogmáticos.

    Les mando un saludo vegano a la distancia.

    Soy de GTO Mex pero vivo en Estados Unidos. :)

    -José Luis

    ReplyDelete
  11. ¡Gracias por tus comentarios, Jose Luis!

    Si algún día Estados Unidos deja de considerar a los veganos como "terroristas domésticos" en potencia, sacaré mi VISA y te iré a visitar.

    ReplyDelete
  12. La verdad tu blog está chido porque no eres de esas veganas intolerantes que juzgan y que neto se creen moralmente superiores, sabes equilibrar tu vida práctica con el veganismo y no eres de las que casi casi se suben a un árbol con taparrabos esperando que la civilización retroceda unos cuantos siglos. Me encanta tu blog :) y me hace sentir que no soy laxa en mi creencia vegana sino que los otros tienen una visión quizá un poco limitada (no es por juzgar, pero la mayoría de los veganos que conozco que son radicales, son chavitos que no han terminado su carrera, que trabajan en un Oxxo o tienen su microchangarrito, que la mayoría viven con sus papis y me da la impresión que les hace falta vivir para defender en serio al veganismo)

    ReplyDelete
  13. ¡Hola Zaga! Muchas gracias por tus comentarios, sé que en algunas cosas tú y yo no siempre estamos de acuerdo pero tener opiniones distintas dentro de un movimiento no siempre lo debilita, creo que al contrario, lo fortalece.

    No pienso que sea tan malo ser un vegano joven, la mayoría tuvimos una etapa en la que queríamos volar rastros municipales o incendiar un Mc Donalds; es lo malo de ser demasiado sensible.

    Pienso que lo radical nos sale al no ver en las demás personas veganos potenciales y ver al veganismo como un club privado.

    Más que años -o un changarro grande :P -, un vegano necesita muchísima información y no solo la que apoye al movimiento, también aquella que lo contradiga. Pueden suceder dos cosas: que descubra que solo lo hacía por moda y no era lo suyo, o bien, que se convierta en alguien seguro de que está haciendo lo correcto y adquiera la capacidad para convencer a otros de lo mismo.

    ReplyDelete
  14. Mira Comehierbas: Me encanta tu honestidad, tu redacción y tu postura :D Buscando recetas encontré este blog y ya me encanta.

    Estoy de acuerdo, se trata de estar bien informados como veganos y ser honestos con nosotros mismos, sin importar quién esté mirando, finalmente lo hacemos por muchas razones pero creo que principalmente por los animales; esto es importante de recordar por "esos pequeños permisos" pues no se trata de quedar bien con "la secta o religión de veganos" sino de no ser partícipe del sufrimiento.

    Yo tomo vitamina B12 y viene envuelta en grenetina, aún así no me martirizo, hago lo que puedo con la mayor convicción y protejo mi vida, como dices, valemos más como veganos vivos que muertos.

    Gracias a todos por ser tan honestos, así sí se puede abrir el corazón, hablar y ayudarnos.

    ReplyDelete
  15. "...la mayoría tuvimos una etapa en la que queríamos volar rastros municipales o incendiar un Mc Donalds; es lo malo de ser demasiado sensible. "

    Tengo 18 años, yo aún estoy en esa etapa, jaja. Pero aún así pienso que tienes toda la razón..no sé si sea una etapa, pero yo aún me ofendo mucho cuando alguien se mete con mis ideales y me deprimo x1000 cuando veo noticias o videos que muestran el cómo la sociedad trata a los animales, y cosas así /:
    However, me gustaría mucho poder ser como esos veganos que, sin dejar de lado sus ideales, es capaz de ser "relax" al respecto...poder defenderlos sin desesperarse y empezar a despotricar contra el mundo, jajaja! Pero te juro que se me hace muy difícil a veces mantener la compostura..Tienes algún consejín para los "chavitos radicales" como yo? Lo agradecería mucho :P

    ReplyDelete
  16. ¡Hola anónimo amigable!

    Tus ganas de incendiar lugares pueden deberse a tu juventud o a la impotencia de no poder ayudar "más", créeme, todos hemos pasado por ahí. Evalúa tus propios resultados ¿Qué te ha funcionado más? ¿Alguien incendió tu bote de basura o encontraste información expuesta de manera razonable? Cuando alguien nos contradice de manera grosera nuestro cerebro se cierra al diálogo impidiendo cualquier negociación. Es un medio de defensa natural así que no te sientas tan mal de reaccionar de esa manera.

    Se necesitan muchos ejercicios de autocontrol para no enojarse cuando alguien se mete con nuestro estilo de vida. En mi caso, el primer paso fue dejar de creer que soy una especie de redentora de los comecerdo del mundo. El segundo fue dejar de pensar en ellos como "comecerdo" o los malos de la película, resulta que son personas comunes y corrientes que al igual que nosotros crecieron con otra información; todos los omnívoros son veganos en potencia. No te claves en hacer que piensen lo mismo que tú, lo mejor es dejar los datos sensibles sobre la mesa y seguir con tu vida. Prueba con una película llamada Peaceable Kingdom, no tiene nada de animales destazados, todo lo contrario: animales felices de estar vivos.

    Ahora bien, no todos entran en esa categoría de "gente normal". Los casos que más impactan son aquellos con detalles morbosos y violentos y por lo regular son los que ganan más atención en la prensa. Todo ese bombardeo de información amarillista nos llena de odio, rencor y deseos de venganza; yo hasta pensaba en contratar matones y repartir palizas hasta que me puse a pensar en cómo rayos iba eso a ayudar animales o a resarcirle algo a los que ya estaban muertos o heridos. En nada, no los iba a ayudar en nada, si acaso iba a satisfacer mis propios deseos de venganza, pero este movimiento no se trata de nosotros, sino de los no humanos oprimidos.

    Estamos tan rodeados de imágenes e historias tristes que a veces olvidamos que practicar el veganismo no es un calvario. Robert Cheeke, un fisicoculturista vegano dijo algo muy acertado: "No te sientas triste o enojado porque los demás no son veganos, siéntete feliz porque tú lo eres". Las personas deprimidas y melancólicas solo son interesantes en las películas o de lejitos, en la vida diaria es la gente alegre quien atrae a los demás. Puedes predicar con el ejemplo: sé feliz. No seas un Ned Flanders, pero tampoco seas un vegano encabronado que le escupe a las personas, no creo que se animen a ser veganos si ven que quienes lo somos actuamos como neuróticos infelices.

    Ahora bien, hasta donde sé ninguno de nosotros tenemos atole por sangre, créeme, en este mundo siempre encontrarás algo o alguien que te sacará de tus casillas, si puedes arreglarlo, haz todo lo posible; si no puedes, no te obsesiones y sigue adelante, ocúpate de aquellos problemas que sí puedes solucionar.

    Changos, creo que me extendí un poquito :P

    ReplyDelete
  17. Anónima amigable :'DJuly 24, 2011 at 11:45 AM

    Tienes razón, tengo que practicar mucho mi tolerancia u_u como dices, ocuparme de lo que sí puedo solucionar...Bueno, está bien, entraré a Yoga ¬u¬ jaja.

    ¡Ah, sí! Anoche vi Peaceable Kingdom...(': Fue tan bonito...como una subida de ánimo, ver que hay muchas personas que hacen cosas por ellos te hace sentir menos sola x3 ...además de que ahora quiero un cerdo y una vaca :P jaja!

    En fin, ¡Muchas gracias por los consejos! De verdad, los tengo que poner en práctica (:

    ReplyDelete
  18. SALUDOS CON RESPECTO A ESTE BLOG RESULTO SER UNO DE LOS MAS OBJETIVOS QUE EH PODIDO LEER RESULTA INTERESANTE TUS ARTICULOS Y TU POSTURA LA EXPONES DE FORMA INTERESANTE EN FIN SE LE DESEA BUENAS VIBRAS EN SU BLOG Y QUE DURE MAS TIEMPO PARA PODER COMPARTIRLO Y PUES RECODAR QUE AL FINAL SI SE ELIGE SER VEGANO ES POR DESICIÓN Y NO POR OBLIGACION ASI QUE ES CUESTION DE CADA QUIEN ELEGIR SI SE DA ESOS PERMISOS Y SE SIENTE CIERTA HIPOCRECIA AL FINA LQUEDA AL ALBEDRIO

    ReplyDelete
  19. Hola a todos! para compartir mi experiencia le cuento, tome la decision de ser ovo lacto vegetariana hace unos meses y si al principio creia que quizas era imposible vivir sin carne. Luego me fui metiendo en el tema del veganismo al descubrir todas las violaciones a los animales que son practicadas para obtener los huevos y lacteos. Básicamente lo hice por amor a los animales pero creo que para amar a otros primero debes amarte a ti mismo y surgio la pregunta. Que pasa si el dia de mañana mi salud empeora por esta decision? o como se planteaba mas arriba en caso de una sequía donde lo unico para comer es una lata de atun? pues no lo niego..lo comere para mantenerme viva. Pero por ahora estoy orgullosa de esta filosofia de vida que elegi, y planeo mantenerla. Verdaderamente me siento mejor ahora física y espiritualmente.
    Por otro lado en otro blog lei algo muy cierto y es que todo vegano quiere un mundo vegano pero si lo unico que hacemos es "insultar" a los omnivoros solo lograremos su rechazo.. Por lo tanto no hay que despreciar a las personas que eligen comer lo que quieran sino tratar de convencerlos por lo bueno de ser vegano. Por ejemplo si alguien deja la carne pero se rehusa a dejar el helado y el queso pues animenlo igual..De todas maneras esta salvando y evitando una parte del sufrimiento de algun animal. Y eso es justamente lo que busca el veganismo. la abolicion de la explotacion animal pero siendo realistas y aunque me duela aceptarlo, eso no va a suceder al menos en un futuro proximo. Entonces creo q de a poco podemos ir mejorando siempre con amabilidad y respeto, podremos lograr mejores resultados que imponiendo presion y rechazo por que quizas funcione por un tiempo presionar a una persona para ser vegana y luego de 20 años esa prsona explote en contra de lo que ha vivido como estos ex veganos.. Saludos!

    ReplyDelete
  20. Me encanta este blog, como escribes, tenía que decirlo.
    También soy mexicana y llevo poquito siendo vegana, yo no me declaré como tal desde un principio porque quería lograrlo de verdad antes de decir una palabra a los demás, vaya, ser vegana de verdad antes de decirlo. La carne no me costó mucho trabajo dejarla pero tengo que admitir que dejar el queso fue todo un reto y me daba esos permisitos para consumirlo, después, claro, me sentía muy mal emocionalmente.

    Muchas gracias por escribir sobre las realidades veganas, muchos de los veganos que llevamos poco camino recorrido nos sentimos solos muchas veces, como extraterrestres raritos que comen cosas raritas y se fijan en cosas raritas y leer que veganos con más experiencias también pasaron por lo mismo es gratificante, tranquilizador y motivante.

    ReplyDelete
  21. Me di cuenta ayer, cuando estaba leyendo los ingredientes de la oreo, por eso me surgió la curiosidad y busque :)

    ReplyDelete

En Mexican Vegan nadie es dueño de la verdad absoluta. Si te gustó lo que leíste, investiga al respecto, si no te gustó, investígalo de todas maneras. No somos los únicos veganos en el mundo por lo que no debes juzgarlos a todos por las cosas que decimos o pensamos en este blog. Gracias y... Go Vegan!
Related Posts with Thumbnails